RADIOGRAFÍA DE LA CADE, DESPUÉS DE CASI SEIS DÉCADAS DE PROPUESTAS PARA EL DESARROLLO SOCIAL

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Noviembre 2018

El espíritu de Paracas y el desafío del jaguar
Por César Sánchez Martínez / PARACAS

En 1996, bajo la presidencia de Pablo Bustamante Pardo, el entonces Instituto Peruano de Administración de Empresas (IPAE), hoy Acción Empresarial, lanzó un reto revolucionario a todos los asistentes a la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) que se desarrolló en Arequipa: “El Perú debería ser el jaguar de América Latina en el Bicentenario”.

Esa cumbre empresarial marcó un hito histórico. Tal vez pocos recuerdan a los expositores, pero todos sí recuerdan el reto de ser el jaguar de América Latina con una serie de propuestas para el desarrollo social en el Bicentenario, siempre bajo la sombra del “espíritu de Paracas”.

Como se sabe, hasta el inicio de la década de los cincuenta, las empresas en el Perú, con muy pocas excepciones, estaban administradas de manera empírica por cúpulas familiares. Como bien se afirma en la historia de la CADE, en ese contexto, Carlos Vidal Allende convocó a un pequeño pero entusiasta grupo de empresarios, que se reunió a fines de 1956.

Su propósito era encontrar una forma de difundir y fomentar la administración científica de las empresas peruanas, buscando contribuir de esa manera a mejorar su desempeño y, con ello, generar una mayor riqueza para el país. El grupo organizó algunos eventos y en abril de 1959 se constituyó formalmente, naciendo el “espíritu de Paracas”, en alusión a las reuniones que durante los primeros años se realizaba en el balneario iqueño.

La CADE fue pionera de la enseñanza en gestión y administración en todo el ámbito nacional, ayudó a poner temas prioritarios en la agenda del país y contribuyó a la formación de instituciones como IPAE Escuela de Empresarios, Universidad ESAN, Bolsa de Valores de Lima, SENATI, CONFIEP, Consejo Nacional de la Competitividad, Observatorio de Educación y Empleo y muchas otras instituciones.

La historia registra que las CADE se han consolidado como los espacios de reflexión y diálogo más reconocidos del país, gracias a su continuidad y participación de los líderes empresariales y los principales actores del sector privado, público y academia.

A lo largo de los años, IPAE ha realizado una serie de ideas e iniciativas, dando origen a instituciones, que contribuyen al logro de sus objetivos, como son la CADE Educación, CADE Universitario y ahora la CADE Digital. Sin olvidarnos que, en su momento, cuando se impulsaba a la pequeña y microempresa, estaba la CADE MYPE.

Creemos que falta mucho para convertirnos en el nuevo jaguar de América Latina. Hemos avanzado, pero cómo había mucho por hacer, aparte de algunas distracciones que hemos tenido como país en los últimos años, se ha perdido un tiempo muy valorado.

La misión de IPAE es “Convocamos, reflexionamos, proponemos y ejecutamos iniciativas para el desarrollo de la institucionalidad, la economía de mercado, la empresa y la educación en el Perú”. Qué bueno, se ha cumplido con creces, ahora toca a los gobiernos de turno no perderse en los diversos problemas coyunturales o de portada periodística.

Si la visión es “Ser fuerza propulsora del empresariado por un Perú desarrollado”, entonces sigamos adelante y retomemos el camino. Quizá no seremos el jaguar en el Bicentenario, pero por lo menos busquemos que haya nacido por lo menos. En esa jungla de problemas, donde el principal cazador es la corrupción, los jaguares son felinos que saben salir adelante y pocas veces se dejan capturar.

Recordemos que estamos comprometidos con el desarrollo del país y el bienestar de todos los peruanos y lo plasmamos en acciones con nuestras iniciativas; y que actuamos en temas prioritarios de alto impacto para el desarrollo del Perú.

También que aprendemos de nuestros logros y nuestros errores; estamos atentos a los cambios del entorno para anticiparnos y generar mayor valor en nuestras acciones; y que nos regimos siempre por la ética, la legalidad y las buenas prácticas corporativas, siendo coherentes y predicando con el ejemplo.

Finalmente, la convocatoria es plural, fomentamos la institucionalidad, y actuamos con independencia respecto de intereses particulares y partidarios

Cada año empresarios y altos ejecutivos, autoridades, expertos, jóvenes líderes y empresas comprometidas con el desarrollo del país forman parte, ad honorem, de las iniciativas en la CADE.