AUTOR DE SIETE LIBROS ESPECIALIZADOS NOS HABLA SOBRE LA INTEGRIDAD DE LOS RIESGOS

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Octubre

Saúl Vela Zavala, experto en Riesgos y doctor en Economía.

Gestión de riesgos, una tarea de todos

Riesgos se debe entender como aquella posibilidad de que pueda ocurrir algún evento que no permitan alcanzar los objetivos que se han planeado o sean diferentes en la realidad.

Para el doctor en Economía, Saúl Vela Zavala, experto en el tema, gestionar riesgos significa anteponerse a los eventos y prevenir los eventos con la finalidad de que los objetivos institucionales se logren, desde la perspectiva de la adecuada toma de decisiones, entendiendo a aquellos riesgos que se enfrentarán.

Los riesgos no se pueden multiplicar por cero. Siempre existirán. Pero lo importante es gestionarlos y tomar decisiones adecuadas conociendo el riesgo previamente. Lo que ocurra después o posterior, ya no es riesgo; es consecuencia, daño, siniestro, pérdida o desastre.

Gestionar riesgos es prevenir, Cualquier persona que quiera gestionarlo tiene que anteponerse a los eventos. Eso significa un conjunto de estrategias, como la base de datos y modelos internos, pero lo más importante, es la cultura de riesgos. Cultura de riesgos implica que las personas o la alta dirección tengan un conocimiento de cuáles son esos riesgos que enfrentan para poder combatirlos adecuadamente.

De ahí viene lo que se llama el “apetito del riesgo”, que, de acuerdo con la regulación vigente, es factible el esfuerzo que las instituciones hacen en búsqueda de rentabilidad y valor.

La tolerancia al riesgo es cuánto se puede desviar de los objetivos institucionales a fin de no poner en peligro a la organización. En esencia, es un conjunto de acciones a tomar a fin de poder decir, cuánto es lo máximo que la empresa podría enfrentar en pérdida para poder estar tranquilo. Sobre esa capacidad de riesgo, máxima situación que podría enfrentar, gestionarlos adecuadamente.

Para el experto, lo primero que las organizaciones deben entender que cualquier estrategia frente a los riesgos, si es que los líderes de las instituciones no toman conciencia de ello, está condenado a fallar, si no se toman las medidas del caso. Si la persona que es dueña de ese proceso de gestión no lo toma en cuenta, no lo internaliza, es muy probable que sólo sea para ella una acción secundaria o terciaria. No verá los riesgos y tampoco verá la situación adversa cuando llegue y si se da cuenta, será demasiado tarde. De ahí la importancia de gestionar los riesgos con anticipación.

Pero cuando es una acción que va desde la alta dirección y desde ahí emana a toda la institución, se tendrá la seguridad que todas las estrategias serán gestionadas adecuadamente, conociendo sus riesgos y gestionarlos de manera estratégica.

Al referirse a la industria microfinanciera peruana, dijo que cada vez es más boyante y creciente, a tal punto que, por noveno año consecutivo, el mundo los ha premiado como el país con un mejor entorno de microfinanzas. Incluso los bancos comerciales están mirando al ámbito de las microfinanzas como un sector de crecimiento.

Este año, el Perú está creciendo a niveles no tan esperados, pero el sector de las microfinanzas está creciendo más sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto. De esta manera, se confirma nuevamente que el ámbito de las microfinanzas es el sector dinámico que mueve el crecimiento del país. En esencia, los riesgos ahí más latentes ahora, considera el experto que es el riesgo de sobreendeudamiento.

“Creo que ese es un riesgo para muchas empresas están fuera de su control, pero explican gestionarlas con medidas bastantes prudenciales y preventivas, a fin de que este crecimiento en las microfinanzas pueda, incluso, seguir creciendo más”, argumentó Saúl Vela.

Vela afirma que el Perú ya ha vivido experiencias negativas, como por ejemplo en el crecimiento de las tarjetas de consumo. Efectivamente está el riesgo de sobreendeudamiento. “Cualquier persona en cualquier centro comercial recibe una tarjeta de crédito con una línea de crédito de mil soles, porque se piensa en el crecimiento de cartera, pero deberían pensar en el crecimiento de cartera, pero gestionando el riesgo”, advierte.

Hay que mirar la gestión del riesgo de manera integral. Para ello se debe seguir empoderando al gobierno corporativo en las organizaciones, en virtud que es uno de los pilares para gestionar bien una institución financiera.

EL PERSONAJE
Saúl Vela Zavala es doctor en Economía por la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (Perú), realizó estudios de Maestría en Economía con mención en Finanzas y Mercado de Capitales en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Es egresado del 46º Curso de Extensión Universitaria en Economía del Banco de Reserva del Perú.

En el ámbito internacional cuenta con dos certificaciones en Gestión de Riesgos, otorgadas por la Academia Norteamericana de Administración de Riesgos y el Instituto Internacional de Profesionales de Educación e Investigación de los Estados Unidos. Realizó estudios de postgrado en Riesgos, Inversiones y Finanzas en la Universidad de Ciencias Aplicadas, Universidad de Lima y Universidad del Pacífico, respectivamente.

En el aspecto laboral cuenta con varios años de experiencia en el sector de las microfinanzas y gestión de riesgos, principalmente en cajas municipales, cajas rurales, financieras, EDPYME y cooperativas de ahorro y crédito. Asimismo, se desempeña como consultor empresarial y docente universitario. Ha escrito varios libros vinculados con temas de su especialidad, entre los cuales están: “Finanzas corporativas”, “Gerencia de finanzas”, “Herramientas financieras en la evaluación del riesgo de crédito”, “Microeconomía I” y “Microeconomía II” entre otros seis títulos que tiene el autor. Todos ellos han sido editados por el Fondo de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega.

Está en prensa el sétimo libro “Gestión integral de Riesgos: Un enfoque para la realidad peruana y latinoamericana”, obra en la que también es autor, el profesor Walter Leyva Ramírez y será editada por la Universidad ESAN. Esta obra está generando mucha expectativa porque es escrita por docentes peruanos para toda América Latina.