CAJA METROPOLITANA DE LIMA RESURGIRÁ CON EL AVE FÉNIX

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Octubre

César Napoleón Hidalgo Montoya, gerente general.

Los 70 años que cumple la Caja Metropolitana de Lima significa para el gerente general de la institución, César Napoleón Hidalgo Montoya, el análisis de un cúmulo de experiencias, entre apogeos y crisis que ha pasado la economía, y la institución se mantiene. Esa realidad revela la fortaleza de la marca de la Caja Metropolitana de Lima.

También permite avizorar un futuro distinto que se debe trabajar porque los tiempos son distintos. Es una excelente para enmendar y retomar rumbos para hacer mejor las cosas.

Para el nuevo gerente general que lleva dos meses en ese puesto, el pasado es parte del aprendizaje que constituya la base para tomar decisiones en el futuro, aunque reconoce que el tiempo es corto para revertir cualquier situación este año. Por ahora la única tarea es estabilizar a la institución, luego de pasar una situación difícil, con carteras complicadas y de negocios donde nada tenía que hacer, pero se involucró en ellos. Precisamente, ahora están “pagando la factura por haber ingresado a negocios donde no tenía que estar”.

Para César Hidalgo, la página debe voltearse en el 2018 y olvidar el pasado adverso. Ahora están mirando con optimismo al año que viene y también nuevos negocios rentables que son los pignoraticios, créditos a las microempresas (MYPE) y los créditos de consumo y personal.

Aunque reconoce que el próximo año aún habrá consecuencias del pasado, las perspectivas son bastantes optimistas. Se trata de superar la cartera pesada y desarrollar estrategias para que las consecuencias negativas no les impacte mucho,

Esperan cerrar el 2017 con varias cosas que ya están trabajando y que el próximo año definitivamente será diferente. Estarán más libre de esa cartera pesada que aún tienen, se concentrarán en los nichos rentables, especialmente el prendario. También fortalecer su presencia en las MYPE en todo el ámbito nacional y también empezar a mirar otros créditos que la ley les permite y que la misma caja lo ha realizado antes.

Por ahora están pensando en nuevos productos. La caja ha sido muy fuerte en los créditos pignoraticios, cartera que se mejorará e impulsará para dinamizar a la institución, mediante la administración de riesgos inteligentes y adecuados.

Su fortaleza está en Lima, donde tienen 25 agencias y el crédito pignoraticio tiene una fortaleza muy grande. Son la segunda entidad financiera en crédito pignoraticio, después de Inversiones La Cruz. Ese crédito tiene unos 500 ó 600 millones de soles, es muy fuerte en la capital peruana. Aparte de ello, ahora ingresarán al crédito para las microempresas. En la actualidad hay 18 agencias trabajando en el crédito a las pequeñas empresas, e incrementarán tres más en lo que resta del año, mientras que, en el 2018, incorporarán cinco agencias más.

En total tienen 38 agencias en todo el país y están presentes en doce regiones, razones por la cual tienen la expectativa de habilitar esos créditos en esos mercados. Tienen agencias especializadas en crédito prendario, pero con la nueva estrategia, se introducirá también el crédito MYPE.

Su experiencia en los dos meses que está en la gerencia general revela que la institución está saliendo del problema, referida a los créditos buses que se otorgaron en los años 2011, 2012 y 2013 orientados a los corredores viales, y que por factores externos y políticos no fueron bien manejados. Algunos empresarios beneficiados han dejado de operar, perjudicando de esta manera a la institución. “Es cuestión también de trabajar con ellos, porque es un segmento difícil, complicado”, argumenta.

Hidalgo Montoya aún tiene la esperando de revertir la situación y buscar soluciones salomónicas al problema. “Ya tengo el problema encima y lo único que me queda es tratar de resolverlo”, añade el alto ejecutivo, que también reconoce que hay factores exógenos que han impactado en ese tema.

En la actualidad están diseñando algunas estructuras financieras para ayudar a resolver el problema y aliviar la carga de la cartera pesada en la caja.

También anunció que el tema de capacitación será fundamental para fortalecer las habilidades de los colaboradores. Realizará algunos ajustes en la parte de Negocios y en la parte de Riesgos, fortaleciendo a la gente proactiva, a aquella que conoce a la caja y que conoce el negocio. Más que cambios, será fortalecer a los diversos recursos que hay existen.

MICROFINANZAS

César Hidalgo Montoya, quien posee una amplia experiencia en la industria microfinanciera peruana revela que hay que mirar al hoy, y ese hoy lo tienen encima. Considera que las instituciones microfinancieras deben ingresar al mundo de la digitalización para no quedar desfasados o que la realidad los aleje de sus clientes. El tema de las operaciones on line va más allá de un computadora o smartphone. Hay que facilitarle el acceso al cliente y hay que mirar al futuro. El futuro de las microfinanzas está por ahí.