Bebida milenaria basada en el maíz de la época de los incas

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Marzo 2020

LA CHICHA MORADA

© Diario CERTEZA

La chicha morada es una bebida originaria de la región andina del Perú, pero cuyo consumo actualmente se encuentra extendido en todo el territorio nacional. El insumo principal de la bebida es el maíz culli o ckolli, que es una variedad peruana de maíz morado que se cultiva ampliamente en la cordillera de los Andes.

A su vez, el maíz morado es la variedad morada del Zea mays. Es una planta subtropical nativa del Perú que se cultiva en los valles bajos andinos, en donde se le llama “Kculli” (voz quechua) y se usa como alimento, desde hace milenios.

Este maíz contiene fósforo, hierro, vitamina A, riboflavina, niacina, ácido ascórbico y antocianinas. Su alto contenido en antocianina (pigmento azul púrpura) es un potente antioxidante natural, que previene la degeneración de algunas células.

Según la Revista Nutraceuticals World, el maíz morado posee un potente efecto antioxidante, gracias al contenido de antocianinas, ayudando a la regeneración de los tejidos, fomentando el flujo de sangre, reduciendo el colesterol y promoviendo la formación de colágeno, entre otros; de esta manera la bebida nos beneficia a todos.

La chicha morada es una bebida refrescante elaborada a partir del maíz morado con algunas frutas como piña o membrillo, junto con especias (clavo y canela), y que, una vez filtrada y antes de servir, se le agrega azúcar, frutas cortadas en pequeños trozos, jugo de limón y hielo.

El maíz morado ha crecido en Perú durante miles de años. Es una de las fuentes más ricas de antocianinas importantes. El maíz morado es el ingrediente de los famosos postres peruanos como mazamorra morada y chicha morada. Este superalimento ha sido utilizado desde tiempos preincaicos y ha sido representado en diferentes objetos de cerámica de la cultura Mochica que datan de hace más de 2.500 años.

El maíz morado contiene antocianinas que son antioxidantes por naturaleza, están presentes tanto en los granos como en la mazorca y ayudan a nuestro organismo en el sistema circulatorio y a prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que estimula la circulación de la sangre y protege a nuestros vasos sanguíneos de un posible deterioro oxidativo. Ayudan a prevenir el envejecimiento prematuro.

Se ha demostrado que las antocianinas presentes en este tipo de maíz tienen un efecto anti inflamatorio.

El maíz morado es recomendado para ayudar la regeneración de tejidos y formación de colágeno, siendo de esta forma beneficioso para la salud de la piel.

Ayuda a controlar y reducir los niveles de colesterol en la sangre y a mantener una presión arterial baja.
Cuando es usado en la alimentación ayuda a que nuestro organismo sintetice los ácidos grasos siendo esto muy favorable para las personas con diabetes y para las personas que padecen de obesidad.

No está comprobado al 100% pero se estudia la posibilidad de que el maíz morado también sea muy bueno para prevenir enfermedades como el cáncer de colón.