“YA NO HAY EXCUSAS PARA SER POBRES NI SUBDESARROLLADOS”

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Noviembre

Durante la sesión “Bases para un acuerdo hacia el bicentenario” el ministro de Cultura, Salvador del Solar, planteó al empresariado un escenario en donde lo público se fusione con lo privado, y en donde nuestra decisión de vivir en una república responda a vivir bajo el imperio de la ley. El titular de Cultura llamó la atención de los empresarios para que tomen conciencia sobre los valores de diversidad y códigos de ética más exigentes para luchar contra la corrupción.

Asimismo, compartió su visión para llegar al bicentenario como un país que tenga una economía con crecimiento sostenido y sostenible, así como un espacio público para la diversidad, la inclusión y oportunidades mejor repartidas.

En tanto, en la conferencia “Siglo XXI: Nuevas tecnologías y desafíos”, José Luis Cordeiro, Founding Energy Advisor de Singularity University, abordó los escenarios que depara el futuro para el mundo en los campos de la economía, la ciencia, la tecnología y la política. Asimismo, destacó la labor de Concytec por los retos que se viene planteando en pro de la innovación en nuestro país.

“El ejemplo de China nos demuestra que ya no hay excusas para ser pobre ni subdesarrollados. En 9 años, China duplicó su ingreso per cápita”, sostuvo. Para el experto, en este siglo 21 la economía mundial podría crecer 3000% y en los próximos 2 décadas habrán más cambios que en los últimos dos milenos.

Google curará la muerte. Microsoft curará el cáncer y Facebook todas las enfermedades. Con estos anuncios de las empresas más innovadoras del mundo, José Luis Cordeiro presentó sus pronósticos sobre lo que ocurrirá en el mundo de la salud durante los próximos años. En un momento de su presentación, invitó a los jóvenes que participaron en CADE Universitario a “no morir”, en referencia a las posibilidades que tendrán para extender su juventud gracias a la tecnología.

Finalmente, anunció que los robots van a complementar nuestra civilización. “Lo creamos por nosotros y para nosotros para aumentar nuestras capacidades. En Korea se está discutiendo para otorgarle derechos humanos a los robots”, complementó.