CLIENTES DE CAJA CUSCO GANAN EL PREMIO CITI A LA MICROEMPRESA

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Noviembre

Dos clientes de Caja Cusco, ganaron el Premio CITI a la Microempresa de un total de 8 ganadores que participaron a nivel nacional especialmente procedentes de las regiones de Moquegua, Arequipa, Ica, Cusco, Puno y Lima.

Los clientes ganadores de Caja Cusco fueron los ganadores absolutos de la categoría producción, El primer puesto fue para Eufemia Mendoza Gihuana, dedicada a la comercialización de “Sal Rosada de Maras”. El segundo puesto a Silverio Yucra Álvarez, de la comunidad campesina Cuyo Grande (Calca) dedicado a la producción de aceites naturales y artesanía local.

Ambos ganadores tienen historias muy peculiares en su devenir como empresarios y que para esta premiación fueron valorados por los calificadores.

TRUEQUE DE CHICHA POR SAL

Así comenzó la historia de la Sra. Eufemia Mendoza Gihuana. La pobreza llevó a Eufemia a buscar un modo de ganar dinero y no encontró mejor manera que preparar chicha en Pisac, llevarla en burro a Maras y cambiarla por sal que luego la vendía en el mismo Maras o en Pisac o simplemente las cambiaba por papa. Al tener sus hijos las necesidades aumentaron y ello a llevó a trabajar más y así obtuvo unas pozas de sal que empezó a explotar y que luego le han permitido su crecimiento.

El mérito de Eufemia es también la innovación. En base a la sal que explota en Maras, generó no solo la sal rosada usada en la alimentación e variadas presentaciones y fines, sino también ha preparado sales medicinales, y una diversidad de productos que los turistas extranjeros buscan en su visita al Cusco.

“Agradezco a Caja Cusco por confiar en mí. Empecé con un crédito de mil soles que no me lo negaron. Actualmente me prestan mucho más y confío en ellos porque estuvieron a mi lado cuando más los necesitaba”, afirma Eufemia Mendoza.

EL HUAQUERO

El caso de Silverio Yucra Alvarez, también es digno de alabar. No terminó su educción primaria pero ya mostraba cualidades de liderazgo que lo llevaron a ser todo un líder en Cuyo Grande donde vive.

Le dicen “Huaquero” porque hace tan bien sus cerámicas que algunas personas en su ciudad piensan que son producto del “huaqueo” en lugares arqueológicos. Pero no, Silverio tiene su taller en donde con mucha destreza hace sus trabajos en función de los pedidos que le hacen de Lima, especialmente. Y por otro lado genera trabajo para otras personas en la comunidad donde vive.

Ha incursionado en otras actividades como la preparación de aceites esenciales y pomadas que vende a los turistas. Silverio ha creado en su propia casa un hotel de turismo vivencial y son los turistas los principales clientes de su arte. Hoy su principal objetivo es darle educación completa a sus hijos.

“Agradezco al Citi por este premio. Así como yo, en mi tierra hay artesanos que esperan su oportunidad. Esa oportunidad me la dio Caja Cusco hace varios años cuando entré en una de sus oficinas y me prestaron un monto pequeño que utilicé para mis primeros trabajos. Si no fuera por Caja Cusco, no se que estuviera haciendo hoy. Gracias Caja Cusco”, finaliza Silverio Yucra.

“Estos premios son solo una demostración de nuestro reconocimiento a la confianza que nos brindan. Caja Cusco apuesta por ser una entidad financiera que permite a sus clientes hacer crecer su ahorros y financiar los emprendimientos que finalmente los lleven al éxito, como ahora a nuestros dos ganadores”, agrega el Ing Carlos Fernando Ruiz Caro Villagarcía, Presidente del Directorio de Caja Cusco.

El Premio Citi a la Microempresa (PREMIC) es una iniciativa de Fundación Citi desarrollada en Perú por Aprenda y Citibank del Perú que lleva 12 años premiando a más de 110 ganadores. La evaluación de las candidaturas pasó por distintas etapas de revisión que incluyó tomar contacto con los empresarios finalistas para profundizar en cada uno de sus casos.