𝗠𝗜𝗖𝗥𝗢𝗙𝗜𝗡𝗔𝗡𝗖𝗜𝗘𝗥𝗔𝗦

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Mayo 2020

Demora en desembolso de préstamos

Los cambios realizados al Programa Reactiva Perú, que permitirán el acceso a crédito a las microempresas informales son loables, pero insuficientes para lograr su objetivo, consideró Wilber Dongo, Gerente Central de Negocios de Caja Arequipa.

Sugirió que, en el reglamento de Reactiva Perú 2, cuya emisión está pendiente, debería establecerse la obligación de las entidades financieras de comprobar que los préstamos están llegando a una empresa que realmente lo necesita, es decir, que pese a que no todas las actividades se vieron afectadas desde el inicio de esta emergencia y la definición de reinicio de muchos negocios en base al programa de Fases que el gobierno ha establecido en función de la actividad, este nuevo programa no considera este hecho importante, por ello puede nuevamente no llegarse a los sectores o empresas que se han visto perjudicados desde el primer día del inicio de la cuarentena a nivel nacional, que son hoy la mayoría de micro, pequeña y mediana empresas.

Además, sostuvo que los cambios que tienen mucha intención de llegar a más clientes, tiene algunos vacíos, en la práctica podría concentrase en un número menor, al elevarse el monto a otorgarse de un mes de venta a tres meses de venta, permite triplicar la capacidad de demanda de cada empresa, reduciendo por lo tanto el número de receptores si se mantiene los mismos lineamientos de subasta anterior; por ello recomienda algunos cambios en el desarrollo de las subastas de fondos de Reactiva Perú, que deberían ser segmentadas por tipo de entidad financiera, considerando la concentración de estructura de créditos distintas entre el sector bancario y las de las entidades microfinancieras, complementando en una distribución de los fondos en base al número de clientes que cada sector atiende, lo que posibilitará llegar a un mayor número de empresas afectadas.

Dongo advirtió además agilizar los trámites de canalización de los recursos a las empresas, conociendo que el primer programa ya han pasado cerca de dos meses de su emisión y aún las entidades financieras han hecho pocos desembolsos pues hay demora en el procesamiento que se debe hacer con la participación de Cofide y las empresas beneficiadas en las subastas.