𝗟𝗔 𝗥𝗘𝗖𝗘𝗦𝗜𝗢𝗡 𝗗𝗘 𝗖𝗢𝗩𝗜𝗗-𝟭𝟵 𝗗𝗘 𝗘𝗨𝗥𝗢𝗣𝗔 𝗗𝗘𝗟 𝗘𝗦𝗧𝗘 𝗣𝗢𝗗𝗥𝗜𝗔 𝗜𝗚𝗨𝗔𝗟𝗔𝗥 𝗔 𝗟𝗔 𝗣𝗢𝗦𝗖𝗢𝗠𝗨𝗡𝗜𝗦𝗧𝗔

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Mayo 2020

Toda la UE se enfrenta a una recesión, pero el este es especialmente frágil.

Europa hasta ahora ha sido la más dura de todos los continentes por covid-19, pero la pandemia ha sido más tornado que huracán, devastando algunas áreas y dejando a otras casi ilesas. Europa del Este ha sido menos afectada que el oeste, e incluso el este de Alemania menos que el oeste de Alemania. El sur de Europa ha sufrido más que el norte. Las brechas entre vecinos pueden ser sorprendentes: el exceso de mortalidad por persona en España es más del triple que en Portugal, y el cuádruple de Francia que en Alemania. Económicamente, también, el impacto es desigual. A medida que surgen pronósticos del daño económico de la pandemia, Europa central y oriental se ven especialmente precarias.

No es que el resto del continente esté bien. En el primer trimestre de 2020, la UE sufrió su mayor contracción económica registrada. Su PIB se redujo en un 3,5% en comparación con el trimestre anterior. La mayor economía de Europa, Alemania, disminuyó un 2,2% en el mismo período. Se espera que las cifras para el segundo trimestre, cuando los bloqueos fueron más estrictos, sean mucho peores. Datos recientes sugieren que la actividad económica del sindicato en marzo y abril cayó aproximadamente un 30% en comparación con el año anterior. El 6 de mayo, la Comisión Europea predijo una "recesión profunda y desigual", con el PIB este año contrayéndose en un 7,5% para la UE en su conjunto y un poco más en la parte que utiliza el euro. Algunos pronosticadores son aún más sombríos: Morgan Stanley, un banco de inversión, ve que el PIB de la zona euro cae un 11%.

La profundidad de la recesión de cada país dependerá de la duración de su cierre, la rigurosidad del distanciamiento social y la fuerza del consumo, explica Jacob Nell, economista de Morgan Stanley. El banco cree que la economía de Alemania se reducirá en un 8% en 2020, mientras que la de Francia se contraerá en un 11% y la de Italia en un 15%. El cierre de Alemania fue uno de los más ligeros en Europa: las fábricas y el transporte público operaron en todas partes, y se han reabierto tiendas, restaurantes, peluquerías, bibliotecas, zoológicos y algunas escuelas. Francia, España e Italia obligaron a una gran parte de su economía a un coma codicioso.

Al igual que Alemania, Europa oriental ha tenido bajas tasas de infección y muerte, y está relajando sus bloqueos temprano. Eslovaquia, por ejemplo, registró solo 1,513 casos confirmados de covid-19 y 28 muertes; La vecina Austria tuvo 16.557 casos y 643 muertes. A los europeos del este les fue bien en parte porque sabían que eran vulnerables: temiendo que la pandemia pudiera abrumar rápidamente sus sistemas de atención médica chirriantes, bloquearon con fuerza y ​​rapidez y contuvieron el virus rápidamente. (El gasto sanitario per cápita en Polonia y Hungría, por ejemplo, es aproximadamente una cuarta parte del de Austria en la paridad del poder adquisitivo). Ayudó a que pocos europeos del este esquiaran en complejos de lujo en Italia o Austria, que resultaron puntos calientes de coronavirus.

Sin embargo, el dolor económico puede ser peor en gran parte del este que en el oeste. "Los europeos del este lidiaron con la pandemia de manera eficiente", señala Richard Grieveson, del Instituto de Estudios Económicos Internacionales de Viena (WIIW), "pero esta recesión será tan mala como las recesiones de transición", lo que sigue al colapso del comunismo. En los cinco años posteriores a la caída del Muro de Berlín en 1989, la producción anual en los países del antiguo bloque soviético cayó en más del 40%.

Los países de Europa del Este son vulnerables por tres razones. Primero, sus economías dependen de las exportaciones, dejándolas a merced de la demanda en otros países. Como proporción del PIB, las exportaciones de bienes y servicios oscilan entre el 96% en Eslovaquia y el 85% en Hungría hasta el 67% en Bulgaria y el 61% en Letonia. A modo de comparación, en España la relación es del 35%.

Una segunda razón es que los gobiernos de Europa del Este tienen menos capacidad para financiar paquetes de rescate. No pueden tener grandes déficits porque los inversores desconfían de prestarles. La mayoría tiene bajos niveles de deuda pública, pero sus calificaciones crediticias tienden a ser bajas. La deuda de Austria, como porcentaje del PIB, es más de tres veces mayor que la de Bulgaria. Sin embargo, sus bonos tienen una calificación AA + de Standard and Poor's, una agencia de calificación, mientras que los de Bulgaria tienen BBB.

Finalmente, muchos países del este dependen en gran medida de una de las industrias más afectadas por la pandemia: el turismo. En Croacia, por ejemplo, genera el 25% del PIB. El WIIW cree que la economía de Croacia se contraerá aproximadamente un 11% en 2020.

En el lado positivo, Europa central podría beneficiarse de su dependencia de Alemania, que se espera que se recupere rápidamente. Es, con mucho, el mayor socio comercial de los países de Visegrad (República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia). Morgan Stanley espera que Alemania se expanda un 6,4% en 2021, y las empresas alemanas están cada vez más seguras sobre las perspectivas de este año, según una encuesta realizada el mes pasado por el Instituto Ifo. Estar fuera de la zona euro también tiene sus ventajas: el WIIW espera que la República Checa y Polonia reciban ayuda de la devaluación de la corona y el zloty (ver gráfico).

Grieveson cree que la crisis cambiará fundamentalmente algunos aspectos de las economías de la región, a veces para mejor. Europa central y oriental podrían beneficiarse de la "nearshoring" (medidas de los fabricantes de Europa occidental, recelosos de China, para acercar la producción a sus hogares). El aumento en las compras en línea, que se espera que continúe incluso después de que la pandemia disminuya, también podría ayudar. Los servicios relacionados, como centros de llamadas y almacenes, podrían subcontratarse a la región.

El pronóstico de la Comisión señala que la recuperación será "incierta", especialmente en los países más afectados que eran débiles antes de la pandemia. Advierte que una recuperación incompleta en un país podría frenar el crecimiento económico en todas partes. Es un llamado a los europeos a hacer lo que hicieron los alemanes después de la caída del Muro de Berlín: ayudarse mutuamente en beneficio de todos.

FUENTE: THE ECONOMIST