LOS CEMÍES EN LA MITOLOGÍA CARIBEÑA DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Octubre 2019

Cultura y tótems taínos

Por César Sánchez Martínez / SANTO DOMINGO - LIMA

La mitología caribeña es rica en diversos aspectos culturales y recogen las creencias mágico-religiosas de los nativos y grupos étnicos de antaño en las diferentes islas, especialmente en la República Dominicana. En la mitología taína, el totemismo como concepto antropológico es un concepto entre un tótem y la persona humana. Hay creencias, mitos, leyendas, costumbre e ideas. En la cultura taína, el tótem es el cemí.

¿Qué es el cemí, zemí o zeme? El cemí era un tótem que tenía “vida” e influenciaba en las costumbres de los taínos. Se esculpía en diversos materiales y tamaños, y supuestamente, podía “influenciar” por miedo en las personas. Hasta se creía que el cemí podría reproducirse en la vida taína porque era el cuerpo de los “dioses” que ellos veneraban. Tenía las mismas manifestaciones de la religiosidad popular actual, donde la gente cree y adora a “dioses” o santos fabricados en papel, cartón, madera, metal o yeso, u otro material que no caminan, ni oyen, ni hablan, pero se cree en ellos. El cemí era en la práctica un espíritu protector.

Ya es un pueblo extinto, pero fueron los habitantes precolombinos en las islas caribeñas, conocidas ahora como las Antillas. Según lo estudiosos de tema, sus orígenes se remontan a Suramérica. Llegaron de isla en isla, venciendo y sometiendo a otros grupos étnicos como eran los ciguayos y guanajatabeyes. Sin embargo, sus principales opositores fueron los caribes, tribu proveniente también de Suramérica. Incluso, entre los caribes, muchas mujeres hablaban la lengua taína, por la sencilla razón que fueron tomadas o robadas de las tribus taínas. También entre los taínos hubo varios grupos raciales entre ellos.

Los taínos se establecieron en la isla “La Española”, hoy República Dominicana y Haití. Fue una población indígena oriunda de las cuencas del Río Orinoco (Venezuela), que es el tercer río más caudaloso del mundo después del Amazonas en América y el Congo en África. Los taínos llegaron a las islas después de muchos procesos migratorios.

Los taínos para extenderse tomaron el camino norteño del mar, porque por tierra firme estaban los chibchas, un pueblo amerindio que habitaba el centro de la actual Colombia y más al norte, se encontraba el poderoso pueblo azteca. Ni pensar en el sur, porque allí estaban primero las etnias precolombinas, y luego el poderoso y desarrollado imperio incaico que llegó hasta Pasto, en Colombia.

Se dieron a conocer cuando Cristóbal Colón llegó a tierras americanas en 1942 que fue el encuentro de dos mundos y no que “Colón descubrió América, porque el territorio americano siempre estuvo ahí”. En realidad, el primer contacto que tuvo Colón fue en la isla Guanahani ubicada en las Bahamas el 12 de octubre de 1592. Eso fue en su primer viaje de los cuatro que tuvo. El 5 de diciembre de ese año llegó a la isla Quisqueya, a la que Colón cambió el nombre por “La Española”.

El pueblo taíno cultivó entre otros productos, la yuca o mandioca, maíz, cacahuate o maní, pimienta, piña, algodón y tabaco.

Cuando llegaron los españoles, el taíno era la lengua principal en las Antillas, aunque luego llegaron los ingleses, franceses y holandeses de manera tardía. En esos años, los taínos estaban en conflicto con los caribes.

Las investigaciones revelan que el arte de los taínos era conceptual y a la vez, utilitario, porque reflejaba su visión mágico-religiosa del mundo. Sus obras de arte están representadas por una vasta gama de objetos de uso personal y doméstico, y, en particular, por un rico repertorio ceremonial. Cacique era el término con el que se designaba a los jefes de las comunidades taínas de las Antillas.

El mestizaje llegó cuando los españoles tomaron a las mujeres taínas como sus esposas. Sin embardo, las actuales etnias de los guajiros o wayúu son descendientes de los taínos. En la actualidad, la etnia añú de Venezuela también proviene de los taínos ancestrales.

Los taínos se extinguieron por varias enfermedades traídas por los españoles como la viruela o, simplemente, fueron reemplazados por los esclavos negros que se traían de África.

No olvidemos que, en el Caribe, la isla “La Española” está dividida en dos países: República Dominicana con lengua española y Haití de habla francesa. Es la segunda en extensión después de Cuba, donde Jamaica de habla inglesa, es la tercera isla en extensión. No obstante, “La Española” es la de mayor población en el Caribe.

ANACAONA

Anacaona o Anakaona. (1474-1503) fue una aborigen taína de la isla “La Española”. Gobernó el Cacicazgo de Jaragua tras la muerte de su hermano Bohechío que tras su muerte aproximadamente en 1502, permitió que su hermana se convirtiera en reina y cacica de Jaragua. Fue condenada a la horca por el gobernador español Nicolás de Ovando.

Los vínculos familiares de Anacaona la convertían en una de las figuras líderes de la sociedad taina, su esposo fue el cacique del Cibao, llamado Caonabo con quien procreó a Higuemota. Caonabo era el jefe del cacicazgo taíno de Maguana, aunque según Hernando Colón, Caonabo era oriundo de las tribus caribes, algo que contribuyó a que fuera especialmente temido por los otros caciques. Era muy conocido por sus habilidades de combate y por su ferocidad.

Anacaona significa "Flor de oro" que se distinguió por su belleza, inteligencia y talento para las poesías, memorizándolas para recitarlas en los areítos, ante los otros aborígenes.

Bohechío fue uno de los cinco caciques y el más anciano jefe taíno de “La Española” que gobernaba el cacicazgo Jaragua en la zona que actualmente ocupa Haití.