SUS INDICADORES ECONÓMICOS Y DE GESTIÓN SON BUENOS EN EL PRIMER TRIMESTRE DE 2018

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Mayo 2018

LEYENDA: Presidente del directorio de la Caja Cusco, Carlos Fernando Ruíz-Caro Villagarcía.

Caja Cusco mantiene su liderazgo en el sur del país

La Caja Cusco busca mantener su liderazgo en la región Cusco, pero también apunta a las otras regiones del sur peruano, en el marco de sus tres décadas de labor ininterrumpida.

Efectivamente, en marzo último, Caja Cusco cumplió sus primeros 30 años y para celebrarlo desarrolló una serie de actividades académicas y sociales. Cumplir 30 años apoyando a miles de emprendedores y empresarios es un logro que debe resaltarse, especialmente, por su contribución al desarrollo económico y social de diversas partes de la ciudad del Cusco.

Una de esas actividades fue coorganizar con la Federación Peruana de Cajas Municipales de Ahorro y Crédito, la realización del Seminario Internacional de Microfinanzas 2018. Este certamen se realizó en el hermoso “Valle Sagrado de los Incas”, el centro milenario de la cultura incaica, en la ciudad andina de Urubamba.

En el marco de este actividad académico-empresarial, la entidad cusqueña presentó diversas estampas que le dieron colorido, y novedad al evento y que dejo satisfechos a los alrededor de 400 personas que participaron de dicho Seminario. El seminario fue un éxito que se fortaleció con el aporte de experimentados expositores como Carlos Raúl Yepes de Colombia, Cristina Quiñones, Pablo Bustamante, ambos de Perú; entre otros que hicieron aportes importantes con sus disertaciones.

“El tema que nos convocó fue hablar de la innovación, ética, valores y de la inclusión financiera que son de vital importancia para el desarrollo social del país. En ese sentido, considero que este Seminario ha cumplido con las expectativas de los participantes”, sostuvo el presidente de Caja Cusco, Ing. Carlos Fernando Ruíz Caro Villagarcía.

Como se sabe, la Caja Cusco fue creada bajo el ámbito del Decreto Ley N° 23039 del 14 de mayo de 1980, con autorización de funcionamiento mediante Resolución S.B.S. N° 218-88 del 22 de marzo de 1988, iniciando sus operaciones el 28 de marzo de 1988.

Para el presidente del directorio, el año pasado fue muy bueno para la institución, porque tuvieron un crecimiento por encima de lo previsto en sus planes estratégicos. Caja Cusco, tiene un excelente nivel de rentabilidad sostenida en el tiempo. También indicadores económicos que reflejan una buena gestión, habiéndola ubicado como una pocas cajas con clasificación B+, que para una institución en crecimiento es buena. Su cartera de créditos también está en alza, saneada y diversificada, mientras que la rentabilidad está por encima de la media del mercado.

El año pasado, el crecimiento en el saldo de cartera fue muy positivo, registrando un porcentaje entre 16 y 17 por ciento, con relación al año anterior. Pero, donde más ha destacado la Caja Cusco, es el incremento en el número de clientes, Se ha convertido en la institución financiera que más ha “bancarizado” nuevos clientes, logrando las metas de la inclusión financiera. Ello ha permitido que el ticket de crédito baje sustancialmente.

Un rubro relevante ha sido el control de mora, constituyendo en la segunda caja municipal con mora baja, cerrando el año con una mora menor a la registrada en 2016. También otro indicador positivo que se viene repitiendo durante varios años es lo relacionado a las utilidades. Lograron superar los 63 millones de soles de utilidad y eso es resultado gracias a la eficiente gestión de la gerencia mancomunada y al esfuerzo de todos los colaboradores.

En lo que va del año, las estadísticas del primer trimestre son excelentes, esperando seguir la tendencia a lo largo del año, pero con mayor eficiencia para todos los indicadores de gestión. Se continuará ampliando la base de nuevos clientes, mediante diversos procesos de “bancarización”, que es un tema en la cual la caja ha puesto mucho énfasis en los últimos años a través de diversas gestiones.

Entre los planes de expansión está consolidarse más en las regiones donde operan, incluyendo en las ciudades donde son los líderes. Los planes de expansión no contemplan ir a regiones nuevas, sino consolidarse en los lugres donde ya están, que básicamente son el sur del país, mediante sus doce regiones. “No pretendemos ser la Caja más grande el sistema, simplemente queremos una caja con un buen crecimiento sostenido y óptimos indicadores de gestión”, agrega Fernando Ruiz Caro

La regiones de Cusco y Apurímac son sus bastiones, pero también lideran otras regiones como Huancavelica y Puno, y aunque las mejores cifras las obtuvieron en Lima, siguen creciendo con nuevas agencias en Lima y provincias. La meta es consolidarse más en el sur peruano.

Con el modelo de créditos para “bancarizar” nuevos clientes, con préstamos pequeños, la Caja Cusco ha desarrollado una metodología para llegar con mayor facilidad al cliente, especialmente de poblaciones emergentes de las ciudades y de los pueblos de la sierra peruana. Esa modalidad permite, por un lado, disminuir el riesgo, y por el otro lado, incrementar la inclusión financiera. Incluso, el microcrédito genera mucho empleo en las instituciones financieras, lo que capacita y especializa a los colaboradores.

Caja Cusco cerró el año 2017 con 91 oficinas en 12 regiones del país y más de 700 mil clientes en ahorros y créditos. Desde ya, está consolidada como una de las cajas más importantes y referentes del sistema.