FENÓMENOS NATURALES AFECTARON A SUS PRINCIPALES CLIENTES DEL CAMPO

Escrito por Cesar Sanchez Martinez. Publicado en Abril 2018

JOEL SIANCAS RAMIREZ. Presidente del directorio de la Caja Sullana.

Después del Niño, la Caja Sullana regresa con fuerza

La Caja Sullana, la institución líder del norte peruano en número de clientes y total de colocaciones, se ha visto golpeada por los efectos negativos que trajo el Fenómeno Costero del Niño el año pasado.

Obviamente sus principales clientes del norte peruano fueron los primeros afectados, quienes, a su vez, incumplieron sus compromisos, especialmente los clientes del campo, afectando de esta manera a la caja sullanense. Sin embargo, gracias a las rápidas acciones que se tomaron a tiempo, evitaron ser golpeadas drásticamente, pero al mismo tiempo neutralizaron los efectos negativos. No se hizo presente ni el gobierno, ni la Corporación de Desarrollo, ni autoridad alguna.

Se creó un mecanismo que se llamó Fortalecimiento Productivo (FORPRO), pero nunca funcionó. ¿Por qué no funcionó? Porque el exministro de Economía, Alfredo Thorne de la Administración Kuczynski, propuso que toda empresa que se acogiera a este programa pasaba la Régimen Tributario MYPE. Es decir, los clientes, a pesar de haber sido perjudicados por los desastres naturales, estaban obligados a cumplir con la SUNAT. Tras cuernos palos, como dice el refrán.

Este año ya se verán los resultados de los acuerdos tomados y nuevamente, asumirá su liderazgo con mayor fuerza, destaca Joel Siancas Ramírez, presidente del directorio de esa caja municipal.

El 2018 se ve bastante interesante, ahora que se está superando todos los problemas que trajo el fenómeno del Niño.

Los fenómenos costeros afectaron a sus clientes, quienes, a su vez, también perjudicaron a la organización. Todos recuerdan las imágenes y videos de los desastres naturales, en el campo la situación fue peor. Recién, ahora, después de más de un año, está empezando el proceso de reconstrucción. Obviamente, no sólo la Caja Sullana, sino las otras instituciones financieras y de microfinanzas que también operan en el norte peruano, se vieron afectadas.

Antes los fenómenos naturales afectaban cada 22 ó 25 años, con el paso del tiempo, se ha reducido a 16 ó 15 años. Antes se podía prever y tomar acciones anticipadamente, ahora no. Es más, hasta el gobierno, mediante la administración regional avisaba acerca de la fuerza de la naturaleza. El año pasado no fue así. Nadie aviso y la cosa fue de sorpresa para todos.

Con el tiempo, los efectos del cambio climático serán más cortos. Si la tendencia sigue así, se avizora que en los siguiente 12 o 15 años vendrá otro Niño catastrófico. El norte siempre tiene lluvias estacionales y hasta sequía, pero esta vez, la cosa fue mayor.

“En el 2017 fue algo inesperado. No fue anunciado por alguna agencia internacional y menos por el gobierno”, advierte el presidente de la Caja Sullana. A diferencia del año 1998, el Estado reaccionó rápidamente, juntamente con el Congreso de la República, y dictó el rescate financiero agropecuario, donde la Caja Sullana es un colocador importante de los créditos agrícolas, y por eso también se tomaron las medidas del caso con anticipación.

Este año no ha sido así. Nadie avisó y, por el contrario, parece que otras motivaciones o preocupaciones tuvo el gobierno del expresidente Pedro Pablo Kuczynski, que olvidó trabajar con antelación.

El tener el liderazgo de las colocaciones en la zona, ha permitido que los fenómenos al impactar en los clientes obviamente también tienen que impactar en la institución. Pero lo más importante, que para la institución eso ya forma parte del pasado, porque con las medidas adoptadas se proyecta un año el 2018, no sólo por recuperar lo perdido, sino porque agresivamente buscarán nuevos mercados y nichos en todos los segmentos.

Parte de la solución ha sido la generación de mayores provisiones. Las aplicó a casi el 75% del impacto. El resto se ha visto en el primer trimestre del presente año. Es decir, ahora desde abril para adelante, la situación debe ir mejorando hasta alcanzar los resultados proyectados.

Se sigue trabajando con inversionistas para ampliar el accionariado y las conversaciones están bastante avanzadas.